Uso de cookies

cómo escoger un colchón ortopédico

Guía para escoger el colchón ortopédico ideal

17 de noviembre de 2021

Los colchones ortopédicos son esenciales para personas que tienen problemas de espalda, articulaciones o músculos. Sin embargo, aunque actualmente no sufras este tipo de dolencias, estos colchones ayudan a prevenirlas, cuidar tu salud, y mejorar la calidad de tu descanso.

Debemos dejar de considerar que los colchones ortopédicos son de uso exclusivo de las personas con problemas de columna y empezar a pensar que todos deberíamos utilizarlos.

¿Qué características debe reunir un buen colchón ortopédico?

Si estás planteándote comprar un colchón ortopédico has de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El material

Es la característica más importante a la hora de escoger un colchón ortopédico. El material determinará su resistencia, dureza, la transpirabilidad y flexibilidad.

Si no solemos tener problemas de movilidad, los colchones ortopédicos más utilizados y recomendados son los viscoelásticos y los de látex.

  • El precio

Los colchones ortopédicos, en general, son más caros que los colchones convencionales. Aunque actualmente, en el mercado podrás encontrar colchones ortopédicos baratos. Son modelos con una dureza baja y un poco menos duraderos, más recomendables para personas de poco peso corporal y niños.

Por lo general, vale la pena invertir en un buen colchón ortopédico y garantizarte un buen confort a la hora de descansar y una durabilidad mucho mayor.

  • Otras características

Además del material, deberás considerar otras características a la hora de elegir un buen colchón ortopédico, tales como la altura y el tamaño.

¿Cuáles son los principales tipos de colchones ortopédicos?

Con independencia de que busques un colchón ortopédico por una cuestión de salud o como prevención para un buen descanso, te presentamos varios tipos de colchones ortopédicos, que son los más recomendados y los más utilizados:

Colchones viscoelásticos

Son muy recomendables para aquellas personas que necesitan descansar en un colchón adaptable al cuerpo, sobre todo hombros y caderas dado que ejercen mucha presión durante el descanso. Esta adaptabilidad produce una agradable sensación de confort y contribuye, entre otros beneficios, a mejorar nuestra presión sanguínea.

En los últimos años, han mejorado enormemente sus prestaciones, su diseño, texturas, transpirabilidad, por lo que en la actualidad son los más demandados tanto para el sector asistencial como para el sector doméstico.

Los colchones viscoelásticos tienen una larga duración. No requieren de cuidados especiales para su mantenimiento. Tampoco requiere ningún soporte especial, pudiendo utilizarse tanto con canapés, como bases tapizadas como con un somier de láminas.

Son atérmicos, esto es, no dan calor. Sin embargo, debido a su gran adaptabilidad al cuerpo, algunas personas tienen mayor sensación de calor.

Es aconsejable escoger este tipo de colchón ortopédico si se duerme en pareja, ya que un cambio de postura no afectará al descanso del otro.

Colchones de látex

Los colchones de látex ofrecen también máximo confort y gran adaptabilidad, similar a la de los colchones viscoelásticos.

Tienen una duración de más de 10 años conservando todas sus prestaciones y son más económicos que los colchones viscoelásticos.

Los colchones de látex, al igual que los colchones viscoelásticos, son atérmicos. También son hipoalergénicos.

Requieren de mucha ventilación, por lo que deben utilizarse con soportes de cama que sean ventilados, tipo láminas. Otro tipo de bases no contribuye a una buena transpiración de esos colchones.

Los colchones de látex no son recomendables en zonas húmedas y habitaciones con escasa ventilación ya que podrían terminar con humedad y moho en el colchón.

Elegir este tipo de colchón ortopédico es recomendable para personas que necesitan un buen descanso pero, por el contrario, no es el tipo de colchón más recomendable en aquellos casos de personas con riesgo de lesiones en la piel por tener que pasar mucho tiempo en la cama.

Colchones antiescaras

Este tipo de colchones son muy recomendables para aquellas personas que deben pasar largos periodos de tiempo en la cama y están diseñados para evitar heridas producidas por el roce.

Los colchones antiescaras se utilizan, con frecuencia, en camas articuladas y su objetivo es reducir la presión entre el colchón y el cuerpo para evitar la aparición de úlceras por presión en la piel.

Generalmente, se colocan sobre los colchones convencionales, aunque también hay modelos que pueden utilizarse directamente sobre la base de la cama.

Pueden ser de espuma, de viscoelástica o de celdas de aire. Este último tipo es un colchón de aire con un compresor incorporado que se puede hinchar más o menos en función de aquellas zonas que queremos aliviar la presión y evitar la aparición de lesiones o aliviar las mismas.

¿Todavía tienes dudas sobre cómo escoger un colchón ortopédico?

En la tienda de Ortoprono ofrecemos una amplia gama de colchones ortopédicos de alta calidad. Cuéntanos tus dudas y nuestro equipo experto las resolverá para que tu elección sea la correcta.