Uso de cookies

Cómo cuidar a un anciano operado de cadera

22 de julio de 2021

A medida que se cumplen años aumenta el riesgo de sufrir caídas. Tanto como que una de cada tres personas mayores de 75 años se cae al menos una vez al año y como que uno de cada dos mayores de 80 acaba en el suelo en una o más ocasiones cada 365 días.

La probabilidad de que una caída acabe en una fractura de cadera es mucho mayor cuantos más años se tiene. Por eso es tan importante saber cómo prevenirlas y, en caso de no poder evitarlas, cómo debemos cuidarles para que tengan la mejor recuperación posible.

Dos asuntos, estos, a los que vamos a dedicar las próximas líneas, por lo que si quieres saber cómo cuidar a un anciano operado de cadera o cuáles son los cuidados de enfermería en pacientes operados de prótesis de cadera, sigue leyendo.

Cómo cuidar a un anciano recién operado de la cadera

Aunque el periodo de hospitalización puede variar en función de la edad del paciente, de la técnica quirúrgica empleada, de si ha habido complicaciones o de la presencia de problemas de salud previos a la intervención, lo habitual es pasar dos o tres noches en el centro médico.

Nada más recibir el alta el paciente deberá visitar al fisioterapeuta para que le prescriba una serie de ejercicios físicos moderados para fortalecer los músculos próximos a la cadera y empezar a recuperar la movilidad lo antes posible.

Algunos de los consejos que los médicos suelen ofrecer a los pacientes para acelerar la curación de las heridas y recortar al máximo los tiempos de recuperación son:

  • Dormir durante los primeros tres meses boca arriba y, cuando el paciente se sienta listo para dormir de lado, colocar una almohada entre las piernas.
  • No doblar la cadera operada más de 90 grados.
  • Entrar y salir de la cama únicamente por el lado operado.
  • No cruzar las rodillas ni los pies cuando se esté sentado, acostado o de pie.
  • No girar la pierna operada hacia adentro ni hacia afuera.
  • Sentarse en posición elevada, con las rodillas a la altura del asiento y apoyando los brazos en el apoyabrazos.
  • Ducharse en lugar de bañarse para prevenir caídas.
  • Utilizar zapatos cerrados con una buena suela de goma antideslizante.
  • En caso de necesitar agacharse, inclinar la pierna buena hacia adelante con una ligera flexión y colocar hacia atrás la pierna operada.

¿Cuándo se dejan las muletas tras una operación de cadera?

Aunque cada paciente es un mundo, lo habitual es utilizar las dos muletas durante el primer mes y, a partir de ahí, recurrir a una única muleta o a un bastón durante el mes y medio siguiente.

Durante todo el tiempo que dure la recuperación el paciente deberá:

  • Llevar a cabo una serie de ejercicios destinados a fortalecer la cintura escapular.
  • Evitar agacharse.
  • Una vez retirados los puntos, acudir al médico en caso de enrojecimiento o secreción, dolor en la pantorrilla, dolor en el pecho o falta de aire.
  • Realizar ejercicios en la cama para fortalecer la musculatura que rodea la prótesis de cadera como, por ejemplo, contracciones de cuádriceps, apretar con las rodillas una pelota pequeña o flexionar la cadera y las rodillas.

Cuidados de enfermería en pacientes operados de prótesis de cadera

Algunos de los consejos que los médicos suelen brindar a los familiares o a las personas encargadas del cuidado del mayor operado de prótesis de cadera son:

En cuanto el médico dé el ‘OK’ ayudarle a caminar tantas veces como prescriba el fisioterapeuta.

  • Ofrecerle un bastón para andar o un punto de apoyo seguro cada vez que lo necesite durante sus paseos.
  • Colocar cualquier objeto que este pueda llegar a necesitar a lo largo del día al alcance de su mano.
  • Retirar cualquier mueble u objeto que pueda dificultar sus movimientos.
  • Evitar que tenga que subir escaleras.
  • Impedir que se siente sillones reclinables y ofrecerle asiento únicamente en sillas elevadas con apoyabrazos.
  • Evitar que realice movimientos en los que tenga que forzar las articulaciones.
  • Llevarlo al médico ante el más mínimo signo de infección.
  • Mantener la vivienda limpia y ordenada en todo momento.
  • Brindarle una dieta equilibrada y rica en nutrientes.
  • En el caso de osteoporosis ofrecer suplementos de calcio y vitamina D.

Tal y como hemos venido indicando a lo largo de este artículo, los tiempos pueden cambiar ostensiblemente en función de la realidad del paciente.

Dicho esto, la recuperación de la actividad no debe realizarse nunca antes de los primeros dos meses tras la operación. Y es que, salvo milagro, no será hasta pasados entre cinco y doce meses hasta que el paciente pueda recuperar la vida que tenía antes de su operación de prótesis de cadera.