Los cambios en los huesos por el envejecimiento

30 de julio de 2021

El envejecimiento de los huesos, trata del descenso de la densidad ósea, lo cual sucede a partir de los 30 años. Los efectos de dicho envejecimiento se aceleran en las mujeres tras la menopausia.

Como resultado del descenso, los huesos se vuelven más frágiles y más propensos a las fracturas especialmente en edades avanzadas. Cuando el cuerpo descompone más tejido óseo del que puede reponer, aparece la osteoporosis.

A medida que envejecemos, también disminuye nuestra capacidad de generar músculo, lo cual nos lleva a sufrir una pérdida progresiva de masa muscular. A esto lo llamamos sarcopenia: condición que sucede de manera natural con el tiempo si no se toman acciones para frenar o retrasarla.

El peligro de la pérdida de musculatura, es que los huesos resultan menos protegidos, y por lo tanto aumentan aún más, las probabilidades de sufrir fracturas e incluso, de padecer artrosis.

Por lo cual, no solo es recomendable fortalecer nuestros huesos, si no el sistema músculo-esquelético en su conjunto.

Consejos para favorecer la fuerza de los huesos y frenar los signos de la edad

Hay muchos factores que aumentan el envejecimiento de los huesos. Al conocer dichos agentes se puede frenar y evitar dicho desgaste. Algunos de los factores del envejecimiento de los huesos son: alimentación, contaminación, ejercicio practicado o patologías.

Para prevenir las señales y las consecuencias del envejecimiento de los huesos, es recomendable acudir a expertos sanitarios. No obstante, a continuación, conocerás soluciones o trucos que permiten mejorar la salud ósea.

1. Minerales, vitamina E y B

En la alimentación es necesario el selenio y la vitamina E porque previenen el daño celular. Dichas fuentes de selenio se encuentran en la carne del cerdo, pescado o frutos secos.

El magnesio consigue estabilizar el calcio en los huesos y dientes. Permitiendo relajar el sistema nervioso y reduciendo calambres o envejecimiento de los huesos. Esto lo puedes encontrar en cereales integrales o en chocolate.

Por último, el hierro activa la oxigenación celular, permitiendo al sistema inmune fusionar sinergias y nutrirse de vitaminas del grupo B. Con esto, se consigue fortalecer los huesos y mejorar las fibras.

2. Tomar calcio y vitamina D

Para evitar la osteoporosis es necesario tomar calcio y vitamina D. El calcio es el actor principal en la contracción muscular, consiguiendo que los alimentos ricos en calcio (mejor que tengan ácidos Omega-3) ayuden al sistema óseo.

Por otro lado, la vitamina D favorece el crecimiento y mantenimiento de los huesos. La vitamina D la podemos encontrar en la exposición del cuerpo al sol. Se recomienda al menos diez minutos durante tres veces a la semana. El cuerpo facilita la absorción del calcio gracias a los rayos del sol.

3. Calidad en el sueño

Dormir en una postura correcta es vital para evitar dolencias tanto musculares, como en los huesos. Para hacerlo, es necesario acostarse en un colchón viscoelástico y usar las almohadas adecuadas.

Adoptar tendencias posturales incorrectas puede provocar mayor probabilidad de dolor de huesos, fracturas óseas o dificultad para caminar. Por ese motivo, es necesario cuidar nuestra rutina de sueño.

4. Haz ejercicio

¿Qué hay que hacer para conseguir huesos fuertes y sanos? La clave está en el deporte. En los ancianos, la práctica regular de cualquier tipo de actividad es esencial para mejorar la fuerza muscular y aumentar la densidad ósea.

Se recomienda por parte de los expertos, practicar al menos 30 minutos de ejercicio al día para frenar el envejecimiento de los huesos.

La actividad física mejora el equilibrio, la flexibilidad y la coordinación reduciendo el riesgo de caídas, mientras que aumenta la masa muscular. Como comentamos al principio, los músculos ayudan a proteger los huesos ante caídas.

5. Evitar la cafeína, el tabaco y el alcohol

Para frenar el envejecimiento de los huesos es recomendable reducir o evitar las bebidas ricas en cafeína, el consumo de alcohol y el fumar.

Tanto la cafeína como el alcohol tienen un impacto negativo en la formación de los huesos ya que retienen la capacidad de absorber el calcio.

Lo mismo sucede con el tabaco, el cual tiene un impacto negativo en el metabolismo del calcio, la vitamina D y la reducción de estrógenos, y el aumento de andrógenos.

6. Reduce el consumo de sal y alimentos procesados

Con el paso de la edad, hay que añadir y eliminar alimentos. Una buena alimentación según los expertos es aquella que tiene poca sal y pocos alimentos procesados.

Un alto contenido de sal o procesados impiden que el organismo absorba el calcio.

7. Guarda un botiquín de emergencia

Todas las personas con osteoporosis o cierta debilidad física, deben tener un botiquín en su baño. Si se sufre una caída o una fractura en los huesos, se tendrá los elementos necesarios.

Por último, es importante amoldar la casa y eliminar muebles u objetos que pueden provocar caídas, como pueden ser las alfombras.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies