Cómo asear a una persona mayor encamada

30 de abril de 2021

Asear a personas encamadas es una de las tareas más importantes y delicadas de un cuidador. Te contamos cómo hacerlo de manera correcta.

Las rutinas de higiene son esenciales y pueden contribuir a mejorar el bienestar de la persona encamada, tanto a nivel físico como emocional.

Dependiendo del nivel de movilidad de la persona, podrá necesitar menos o más ayuda para el aseo personal. Cuando el nivel de dependencia es moderado, a la persona le bastará con disponer de ayudas técnicas para el aseo personal.

Sin embargo, cuando hablamos de personas totalmente dependientes, ellas necesitarán que un cuidador realice su aseo diario en la misma cama.

El aseo de personas encamadas es un proceso un poco complicado, pero si se hace correctamente se puede convertir en una rutina fácil cada día.

Por esta razón en este post vamos a darte algunos consejos de cómo asear a una persona mayor encamada, para que sea mucho más fácil, sencillo y agradable tanto para el paciente como para la persona que le va a prestar la ayuda.

Consejos para el aseo

Antes que nada, es importante saber que la higiene diaria se realizará en la cama y permitirá eliminar la suciedad de la piel como el sudor, orina, secreciones o heces.

Se podrá evitar que aparezcan úlceras por presión e infecciones, se estimulará la circulación y, además, la higiene diaria proporciona al paciente comodidad y mejora en su estado psicológico.

1. Ambiente tranquilo

Lo primero y más importante es que el momento del aseo debe ser un un momento tranquilo y de calma. Es ideal para que la persona encamada tenga su momento de relax. Para ello debemos hacerlo en un punto del día que sepamos que no habrá interrupciones y que no tengamos prisa.

2. Privacidad, ante todo

El momento “ducha” es el momento de intimidad de toda persona. Piensa que normalmente la persona encamada nunca ha necesitado ayuda, y es una situación nueva a la que tiene que acostumbrarse.

Por eso, aunque inevitablemente habrá que desvestir a la persona, siempre intentaremos preservar al máximo su intimidad mediante una toalla grande.

En todo momento transmitiremos todo nuestro respeto a la persona encamada. Cerraremos la puerta y crearemos un ambiente cómodo.

3. Temperatura agradable

Antes de comenzar es conveniente revisar que tanto la temperatura del agua como de la habitación sea la adecuada. Para ello, evita corrientes de aire o lugares muy calurosos y mide la temperatura del agua para que la persona encamada no se enfríe ni se queme.

4. Mantén siempre las manos limpias

No podemos encargarnos de la higiene personal de una persona si no mantenemos la nuestra propia, por eso, al momento de asear a una persona mayor debemos lavarnos las manos y tenerlas limpias.

Lo mejor es una vez tengamos las manos limpias, ponernos guantes, ya que cualquier contacto puede transmitir enfermedades. Para no manchar tu ropa puedes o ponerte un delantal limpio o cambiarte de ropa para estar más cómodo.

5. Preparación para el aseo

 Preparar todo lo que vayamos a usar antes de comenzar a asear a la persona encamada es muy importante para evitar contratiempos, ya que si vamos haciendo sobre la marcha puede haber momentos en el que la persona tenga que esperar desnudo y pasar frío.

Por eso es bueno preparar el jabón, el agua, los guantes, la esponja, la toalla, etc.

6. Evita dejar a la persona sola

Este punto también es muy importante en el aseo de personas mayores. Puede ser muy peligroso dejar la persona sola, aunque sean segundos, ya que puede ponerse nerviosa o incluso estar incómoda. Esto puede llevar a la persona a moverse y probablemente caerse.

7. Lavado por partes

Esto no es como en la ducha que nos enjabonamos de una y nos aclaramos. Piensa que la persona está en la cama con muy poca movilidad y si lo enjabonas completamente puede sentirse incómodo e incluso pasar frío. Por eso, es importante comenzar el lavado por partes.

Normalmente el procedimiento comienza enjabonando una zona (se suele empezar por la cabeza, cara y cuello y bajar hasta los miembros inferiores) se aclara y se seca lo antes posible para poder pasar a la siguiente zona.

La dirección de la esponja siempre irá del interior al exterior y utilizaremos gasas para eliminar mucosidad de las fosas nasales en caso de que sea necesario.

8. Aclara y seca con suavidad

Como ya hemos mencionado en el punto anterior, es importante aclarar y secar con mayor brevedad posible, ya que dejar el jabón demasiado tiempo en la piel puede generar irritaciones y picor.

Para secar a la persona se usará una toalla suave y lo haremos de forma delicada sin un roce excesivo para evitar irritaciones. Presta mayor atención a secar bien las zonas con pliegues corporales o zonas como entre los dedos de los pies. Es fundamental eliminar toda la humedad para evitar úlceras.

9. Hidratación

Terminaremos el aseo con la hidratación. Muchas veces no le prestamos atención a este paso, y es muy importante para mantener una piel saludable. Por eso, una vez finalizado el aseo, hidratamos la piel de todo el cuerpo, haciendo un pequeño masaje sobre las zonas para activar y favorecer la circulación.

Una vez hidratado, vestiremos a la persona, la peinamos y en caso de tener que afeitarla lo hacemos.

10. Limpieza de la ropa de cama

Para cuidar la higiene de la persona encamada al máximo, también debemos tener en cuenta la limpieza de la ropa de cama: la funda del colchón antiescaras, así como las sábanas deberán ser cambiadas y limpiadas constantemente.

El aseo diario es algo que no se debe de ignorar, ya que se pueden evitar muchas situaciones de riesgo como por ejemplo, picores, infecciones, dolores, úlceras… Además, a todos nos gusta vernos guapos y aseados, ayudarás a mejorar el autoestima de la persona y su calidad de vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies